MÁRTIRES DE LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA

Cultura Lunes 12 de Noviembre de 2018

9_guerracivilespa-ola3.jpg

La persecución religiosa contra la Iglesia durante la Guerra Civil Española (1936-1939) provocó la muerte de más de 10.000 personas por su fe en Cristo. Entre las víctimas hay Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos asesinados a manos de las milicias izquierdistas leales al gobierno de la II República.

El Papa Francisco dedicó unas palabras a los 16 mártires beatificados ayer sábado 11 de noviembre en Barcelona víctimas de la persecución contra los cristianos durante la Guerra Civil Española.

“Ayer, en Barcelona, tuvo lugar la Beatificación del Padre Teodoro Illera del Olmo y de quince compañeros mártires. Se trata de 13 consagrados y 3 fieles laicos”, explicó el Santo Padre.

Señaló que 9 de los religiosos y los laicos pertenecían a la Congregación de San Pedro ad Vincula, 3 eran religiosas de las Hermanas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor, y una pertenecía a la Congregación de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones.

“Estos nuevos beatos fueron asesinados por su fe en diferentes lugares y fechas durante la guerra y la persecución religiosa en el siglo pasado en España. Agradezcamos al señor su valiente testimonio”, proclamó Francisco.

La persecución religiosa contra la Iglesia durante la Guerra Civil Española (1936-1939) provocó la muerte de más de 10.000 personas por su fe en Cristo. Entre las víctimas hay Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos asesinados a manos de las milicias izquierdistas leales al gobierno de la II República.

Por el momento, la Iglesia ha reconocido ya 1.901 mártires, pero la cifra podría aumentar, ya que hay varios procesos de beatificación abiertos. De hecho, el pasado miércoles 7 de noviembre el Papa firmó dos nuevos decretos de la Congregación para las Causas de los Santos que reconocen el martirio de 9 seminaristas asturianos y un laico catalán, asesinados por odio a la fe durante la II República y la Guerra Civil Española.

Fuente: ACIPRENSA

Dejá tu comentario