EL SECRETO DE LAS TRES BANDERAS o LA DECLARACIÓN DE “LES PERTENEZCO”

Editoriales Lunes 22 de Octubre de 2018

7_tresbanderas.jpg
Tres banderas casi idénticas

Al observar la similitud de los colores de la banderas de Francia, Santa Fe y Córdoba, no podemos escapar a la sospecha de una declaración de alto contenido ideológico, con la cual –creemos- la mayoría de los cordobeses y en especial los santafesinos no podemos mostrarnos sino al menos sorprendidos y hasta desagradados.

Quien más quien menos, sabemos que la bandera tricolor francesa, fue adoptada por los movimientos materialistas que inspiraron la Revolución Francesa de 1897; y que fue la base de un genocidio anticristiano de una envergadura realmente cruel y llamativamente violenta. Sólo basta rememorar la cruenta represión que se llevó a cabo en la región de La Vendée, que costó la vida de unas 300.000 personas (no se tiene un número exhaustivo) y la eliminación de poblaciones enteras que habían osado resistirse a la dicha revolución masónica e iluminati.

También sabemos, que las logias masónicas despliegan una acción altamente simbólica que, bajo una inocua apariencia ‘democrática’, trata de imponer una ideología naturalmente extraña a la cultura nacional, pero que deja como resultado una ‘adhesión’ inconsciente de la mayoría que no conoce la influencia profunda de las logias en el devenir de los pueblos.

Los colores de la bandera francesa, significan “libertad, igualdad y fraternidad” pero –como siempre- no resultan más que meras enunciaciones ideales que carecen de significado concreto y real para la gente.

No se puede dejar de mencionar que Córdoba no tuvo bandera oficial hasta ahora, pero Santa Fe tenía una que la identificaba y que no era una bandera argentina cruzada por una banda roja federal.

Sin embargo, casi por sorpresa, aparecieron estas nuevas banderas que son idénticas a la francesa, con lo que lo que resulta evidente que se ha pretendido imponer una ideología francamente extraña y que, explicada adecuadamente, seguramente se habrían levantado airadas voces en contrario.

Pero como siempre, la ‘democracia’ sólo se utiliza cuando le conviene al grupo dominante y cuando es posible –la mayoría de las veces en forma traicionera- imponer las propias conveniencias, intereses y convicciones. En estos casos, no existe debate posible y se imponen ‘mayorías’ de brazos de yeso que aprueban sin conocer y sin medir las consecuencias de lo que se vota.

Hace tiempo que venimos notando y denunciando, que la ‘Córdoba de las campanas’, otrora profundamente cristiana, se va viendo transformada culturalmente, sin que haya ni siquiera un atisbo de resistencia, aún desde la alta o baja jerarquía eclesiástica, que busca las razones del vaciamiento notorio de las Iglesias en culpas de terceros.

Evidentemente, las banderas significan simbólicamente la pertenencia de la clase gobernante al sistema de dominio global, con la banca financiera a la cabeza. Parecen decirles “le pertenezco” y creo que no se equivocan. Tenemos pruebas sobradas de ello y que van desde el hundimiento del ARA San Juan hasta la ‘Enseñanza sexual integral’, pasando por devaluaciones y FMI, Banco Mundial y George Soros.

Como siempre, nos mantenemos ignorantes y prescindentes de la verdadera batalla que estamos librando. Hasta que ya no podamos hablar o expresar nuestras opiniones sin que nos metan presos y tiren la llave de nuestras celdas al río.

Si nos acordamos que el gobernado Schiaretti pertenecía a la Fundación Mediterránea y sigue directivas Domingo Cavallo, quizás podamos entender muchas cosas.

 

Autor: Dr. Luis F. Ferreyra Viramonte - Director

Dejá tu comentario