23:10 Hs I Martes 22 de Agosto de 2017
Login
Contacto El Periódico Inicio

 

Editoriales / Miércoles 24 de Agosto de 2016

¿MENOS CORRUPCIÓN EN CÓRDOBA? ¿CUÁNTO MENOS?

COMPARTIR ESTA NOTA
0_ses-n.jpg

Dr. Domingo Juan Sesín

Cuando uno ha transitado por los pasillos de los tribunales provinciales de Córdoba durante más de 40 años, no puede menos que indignarse al leer las declaraciones realizadas a La Voz del Interior (20/08/2016) por Domingo Juan Sesín –presidente del Tribunal Superior de Justicia-; no sólo por las falacias que expresa, sino por que uno logra entender la verdadera dimensión del concepto ‘fariseo’.

Llama la atención que un magistrado diga (edición digital. Ver aquí) que “existe menos corrupción que en otros lados”; pues el problema no está en la cantidad, sino en la corrupción misma, sea mucha o sea poca.

Pero ‘a confesión de parte, relevo de prueba’: menos que en otros lugares, pero existe corrupción al fin.

De 'listados'e independencia

Según el periodista, Sesín lo esperaba con un ‘listado’ de resoluciones en contra del Estado Provincial, para demostrar que el Poder Judicial es independiente del poder político.

Desde estas líneas, decimos que no es cierto y, también, que no hay mérito alguno en cumplir con su obligación. No hacen falta listados, para recordar nada: Resolver conforme a la ley y darle la razón a una de las parte, debe entenderlo, no es una ‘concesión graciable’ al justiciable del Dr. Sesín y el Tribunal que preside, sino simplemente el cumplimiento de las obligaciones del cargo por el que nosotros le pagamos con nuestros impuestos. La independencia del Poder Judicial no debe ser declamada, sino ejercida; por que tampoco le pertenece, sino que es la máxima garantía de todos los ciudadanos y, como tal, no depende de la ‘administración’ de los jueces.

Pero hablando de ‘listados’, tenemos en nuestra memoria uno que demuestra exactamente lo contrario a las afirmaciones del alto magistrado que, si lo transcribiéramos, llenaríamos varias páginas de La Voz del Interior en su antiguo formato.

La principal y más grave, es la corrupción institucional que ha convertido al Poder Judicial, en una simple dependencia del Poder Ejecutivo. Podríamos llamarla la 'megacorrupción', de la cual se derivan todas las otras.

Por ello, no sólo que el Poder Judicial no es independiente del poder político, sino que este Tribunal Superior (con las distintas integraciones), colaboró activamente con la idea que todos los poderes públicos tenían que someterse al Poder Ejecutivo (quien es el que tiene ‘los votos’) –por aquello de la ‘democracia’-, sino que se encargó de diseñar y poner en práctica un sistema de dependencia interna que mantiene sujetos férreamente a los magistrados y funcionarios, a los acuerdos políticos de la ‘cabeza del poder’, como forma clara de unificar el control, dando respuesta adecuada y funcional a poderosos intereses que se ejercen geográficamente muy lejos de aquí, pero con excelentes gerentes y administradores a la vuelta de la esquina. De allí los ‘asesores’.

Plan de reforma judicial y otras cuitas

Sólo recordamos, ahora, un par de ejemplos de ese ‘listado’ al que nos referimos:

-Encabezaron el ‘Plan de Reforma Judicial’ de los años ’90, para lo cual obtuvo la friolera de Un Millón de Dólares del Banco Mundial (de aquel tiempo), ; para lo cual se contrataron (y pagaron muy bien) los servicios de los famosos ‘asesores’ pero que, curiosamente, eran dos arquitectos, un ingeniero y un abogado. El resultado de esas ‘reformas’ (excelentemente y masivamente instrumentadas en toda la América Hispana), lo vemos reflejado en el caos institucional de hoy.

-En lo personal, vamos a citar al ‘affaire’ de la hermana de Sesín con el entonces gobernador de San Luis. Sabemos donde cumplió la condena (de ‘puertas abiertas’, por supuesto). ¿Eso no es corrupción?

-En momentos en que estaba por resolver si se abrían las urnas en la elección que le robaron a Juez, el Tribunal Superior de Justicia en pleno, recibió la visita relámpago de Domingo Cavallo y la resolución fue favorable al actual gobernador. Claro: Fue empleado del ex Ministro de Economía; y su mano derecha actual en la política nacional. ¿Esto no es corrupción y dependencia?

-Ya que cita el tema jubilaciones, en nuestro listado aparece la intervención, para resolver una inconstitucionalidad provincial planteada (que debe ser resuelta en Pleno por el Tribunal Superior), de un solo Vocal (de Feria) Dr. García Allocco, dándole la razón al Poder Ejecutivo en la rebaja grosera de las jubilaciones. Todavía estamos en juicio y se sigue reclamando por esa inmensa injusticia. ¿Eso no es corrupción?

-Como hasta hace poco mantenía algunos amigos en el Fuero Penal, un alto funcionario de una de las Fiscalías Anticorrupción, se sentía apabullado por las presiones directas que recibía tanto de Sesín como de otros Vocales del TSJ y de la Fiscalía General, silenciar causas en contra de distintos funcionarios políticos de la Nación, la Provincia y de la Municipalidad de Córdoba. El que más recuerdo, es el que se refiere al delito (probado) de Mestre y Cossar. Pero claro: quien lo designó en el cargo (junto a Tarditti y Cafure) fue el padre del primero. ¿Esto no es corrupción?

-La injerencia directa en la creación y control de los Juzgados de Familia (con creación de los Juzgados de ‘violencia familiar’), como instrumentos de la perversa Ideología de Género, que destruye miles de familia y arremete contra cientos de miles de niños cordobeses, por encima de la Constitución y de los Pactos Internacionales. ¿Esto no es corrupción, de la peor especie?

Siempre la culpa es de los otros

La aparición en público del Dr. Sesín, no es un simple acto de soberbia. Aunque tiene el mismo origen, resulta una verdadera política de comunicaciones del Tribunal Superior: Cuando se va confirmando la sospecha que tiene la ciudadanía sobre la corrupción del Poder Judicial, alguno de sus miembros sale al paso con una declaración ante los medios, basados sólo en el peso del cargo que ostentan –porque ‘lo dijo un juez’- (indiscutible para un simple ciudadano); y, si es posible, ‘adobado’ con algún caso de corrupción real. Recordemos el juicio por coimas a un ex fiscal de instrucción.

Pero últimamente, ya no logran convencer más que a pocos.

También como política comunicacional (pero de fuerte impacto en las resoluciones de casos concretos), la estrategia se encuentra en distribuir culpas sin admitir jamás las propias responsabilidades.

En esta oportunidad, referida a la calidad institucional y la defensa del infructuoso Fuero Anticorrupción, el presidente del Tribunal Superior dijo: El Poder Judicial de Córdoba tiene independencia, calidad e idoneidad, sólo le falta mejorar los procesos y acelerar tiempos”; pero olvida ‘convenientemente’ que la legislación actual, es producto de la Reforma Judicial por ellos encabezada. ¿Entonces?

En otro momento, veremos cómo se ‘vive’ del prestigio de Poder Judicial de otros tiempos (que tuve la inmensa gracia de vivenciar); a pesar que intentaron y lograron por todos los medios, una degradación que duele en el alma.

Afortunadamente, quedan solitarias voces que intentan que los ciudadanos vean la verdad. Me refiero con ello al Legislador juecista (y también ex empleado del Fuero Penal provincial) Pablo Quinteros quien, más allá del resultado y sabiendo que no va a ser aprobado, presentó un proyecto para que la Legislatura rechace estas declaraciones de Sesín. Vayan desde aquí, un respetuoso abrazo.

Autor: Luis F. Ferreyra Viramonte - Director

Comentarios

Dejanos tu Comentario

 
Nombre y Apellido: *
 
E-mail: *
 
Comentario: *
 
(*) Campos Obligatorios