“ABORTO TERAPÉUTICO” EN EL PROYECTO DE CODIGO PENAL

FAMILIA Jueves 11 de Abril de 2019

14_peliculaunplugged2.png
Escena de la exitosa película Unplanned

El aborto directamente provocado es siempre moralmente inaceptable. El médico que atiende a una embarazada no puede olvidar -bajo ninguna circunstancia- que tiene dos pacientes y sus esfuerzos deben ir encaminados siempre a salvar las dos vidas.

El proyecto de Código Penal enviado por el Ejecutivo al Congreso, no sólo mantiene las inicuas e inconstitucionales excusas absolutorias previstas en el artículo 86 del Código Penal de 1921, sino que las amplía al receptar el pronunciamiento de la Corte conocido como FAL.

El aborto directamente provocado es siempre moralmente inaceptable, pero muchos -incluso entre los que en líneas generales se oponen al aborto- lo intentan justificar en caso de que haya “peligro para la vida o la salud de la madre”. Es el mal llamado “aborto terapéutico”, así lo denominan aunque el embarazo no sea una enfermedad y el aborto no cure nada.

Peligro para la salud de la madre

En esta situación se hace patente la desproporción entre los intereses que colisionan (vida del hijo-salud de la madre). La vida tiene un valor supremo que siempre está por encima de cualquier otro bien, como puede ser el de la salud. Está claro que en este supuesto la vida del niño por nacer debería ser tutelada, aún ante el posible desmedro de la salud de la madre. Tanto más en el Código Penal proyectado que introduce el difuso peligro para la salud mental de la gestante (Vid Notivida Nº 1152). 

Peligro para la vida de la madre

No pasa lo mismo cuando lo que peligra es la vida de la madre, allí los bienes en conflicto tienen el mismo rango, pero privilegiar una vida sobre la otra implicaría una valoración desigual para dos personas iguales en dignidad (madre e hijo).

En este caso particular es menester distinguir entre el aborto (eliminación deliberada de una persona inocente) y el “aborto indirecto” donde la muerte de la persona por nacer se produce como efecto secundario y no deseado, de una intervención médica dirigida a salvar la vida de una mujer embarazada.

Reproducimos a continuación lo publicado por el Dr. Carlos Romero Berdullas a propósito de este tema.

Aborto indirecto

Tal como lo explica Tale, no debemos incurrir en el yerro de confundir el mal llamado "aborto terapéutico" con el "aborto indirecto", que encuadra en un acto voluntario con doble efecto.

Explica el jurista citado que existe "aborto indirecto' cuando se administra un remedio u otra clase de terapia para salvar a la madre y como consecuencia de tal acción resulta la expulsión del feto; en el 'aborto terapéutico', en cambio, se mata al feto para salvar a la madre".

Así pues, por aplicación del "principio del doble efecto" podría darse un acto moralmente lícito, cuando se sabe que indirectamente se originará la expulsión del feto o su deceso dentro del seno materno ("aborto indirecto"); en tanto se configuren determinados requisitos.

Las condiciones de procedibilidad del principio del doble efecto deben darse todas en el supuesto; y son bien definidas por Basso a continuación:

"1) que la acción de la cual se trata sea buena en sí misma o, al menos, indiferente en abstracto; siempre será ilícito realizar un acto malo aunque el efecto derivado sea óptimo;

2) que el efecto malo no sea intentado de igual manera que el bueno, o, en otros términos, que el malo no sea también querido;

3) que el efecto bueno especifique la acción o, por lo menos, no dependa del malo como de su causa inmediata pues, de lo contrario, el efecto malo se convertirá en un medio para conseguir el bueno y 'el fin no justifica los medios'; debe darse simultaneidad entre ambos efectos;

4) que el daño producido por el efecto malo no supere el bien buscado con aquella acción o, dicho de otro modo, para permitir el efecto malo debe darse una causa proporcionalmente grave".

Tale nos ilustra sobre esta cuestión con un meticuloso análisis en su obra. Brinda el ejemplo de la mujer que padece una enfermedad y tiene un hijo en el útero. En el supuesto la mujer sólo puede salvar su vida si se le administra un fármaco determinado. Aquí es lícito suministrarle dicho medicamento, amén de conocer que como consecuencia de ello puede sobrevenir la muerte del feto.

Rescata que, para justificarse el aborto indirecto, debe cumplirse el requisito de proporción, pues si el remedio no fuera absolutamente necesario para conservar la vida de la madre, sino tan sólo su salud, debería evitarse el fallecimiento del niño por nacer.

Otro caso de laboratorio compartido generosamente por Tale, es el de la mujer expuesta a rayos X o quimioterapia, debido a un tumor maligno en el intestino, en pos de procurar su sanación o una mayor sobrevida, aunque de ello resulte el deceso del ser humano por nacer.

Aquí se extirpa el útero canceroso, pero dentro de este se encuentra un embrión. El efecto bueno consiste en librar a la mujer del tumor que se propagaría hasta provocarle la muerte; y el malo sería el fenecimiento del feto. Ambos efectos suceden en simultáneo, pero igualmente la licitud del acto no entra en crisis. Esto responde a que el efecto malo no es causa del efecto bueno.

El distingo con el aborto llamado terapéutico es patente, pues en este la acción consiste en aniquilar al niño por nacer, con el propósito de salvar a la madre; en tanto que en el aborto indirecto "el acto no consiste en matar el feto, sino en aplicar una terapia a la madre —en este caso, quitarle un tumor maligno—. Para que sea lícito, es menester, recuérdese, que el acto (la terapia) sea el único medio para lograr el efecto bueno (la salud de la madre); por esto, hay casos en que no se puede justificar la ablación del útero: por ejemplo, cuando el curso del embarazo detiene el progreso del cáncer".

Asimismo, se exige la inexistencia de otro procedimiento eficaz en orden a sanar a la madre que sea innocuo o menos lesivo para el feto; a lo que debe añadirse la urgencia, es decir, la imposibilidad de aguardar más tiempo en pos de que el feto sea viable (o, en otras palabras, que pueda sobrevivir a su expulsión)

Fuente: NOTIVIDA

Nuestra Opinión


La insistencia del Poder Ejecutivo en imponer el aborto, se debe indudablemente a una imposición del FMI, para que le sigan proveyendo de dólares. Pero también, por una profunda convicción personal del presidente MACRI, quien –como hacen siempre nuestros políticos y dirigentes, nos mintió declarándose antiabortista antes de su elección.

Muy lamentablemente, entonces, no existe ninguna razón jurídica que justifique la aceptación del asesinato de los niños por nacer. Se sigue adelante para obligarnos a aceptar una cultura de la muerte, pergeñada principalmente, para que los argentinos seamos cada vez menos y haya una menor resistencia al plan de dominación y sometimiento del nuevo orden mundial.

La iniciativa es también absolutamente antidemocrática, pues –como ya lo hicieron los Kirchner en las numerosas marchas espontáneas de los ciudadanos en su oportunidad- es una muestra más que nos gobiernan personas totalmente embanderados en sociedades secretas que se han –finalmente- apoderado de nuestra Patria; y que tienen como objetivo primario, el control total del destino de los argentinos y el sometimiento a un materialismo ateo y relativista.

La ‘Comisión’ que elaboró el proyecto de reforma presentado por el Poder Ejecutivo, esta formado por: Mariano Borinsky (presidente), Guillermo Yacobucci, Carlos González Guerra, Pablo Turano, Pablo Lopez Viñals, Carlos Mahiques, Víctor María Vélez (de Córdoba), Patricia Llerena, Yael Bendel, Fernando Córdoba, Patricia Ziffer y Guillermo Soarez Gache.

Nadie nos puede asegurar que tengan conocimientos jurídicos suficientes, pero sí que pertenecen a estas sociedades secretas (que en más de un caso, resultan también satanistas), única forma de conseguir unanimidad cuando se ha demostrado que la inmensa mayoría de los argentinos, rechaza de plano el aborto voluntario en cualquiera de sus formas, y se rechazó en el Congreso de la Nación.

Esto es la clara evidencia que a este sistema perverso (y a las personas que lo forman), no tienen ningún interés en la Patria ni en los argentinos. Sólo han sido puestos ahí, para lograr impunemente cambiar las convicciones espirituales de un pueblo que cree en Dios.

Nadie que tenga principios morales firmes y apueste por las dos vidas, puede aceptar libremente impulsar la legalización de la muerte. Por lo tanto, tampoco caben dudas, que los integrantes de esta comisión, se limita a cumplir órdenes y resoluciones que se toman muy lejos de aquí.

Resulta sumamente penoso convivir con estas personas y estar bajo la autoridad de estas sectas; pero también sorprende el grado de ignorancia, ingenuidad, desinterés o fanatismo de muchos ciudadanos que no se dan cuenta de quién es realmente el enemigo de la Patria.


Por: Ferreyra Viramonte Luis Fernando
lffv@yahoo.com.ar

Dejá tu comentario