"La mala educación de los ingleses"

Historia-Hispanidad Lunes 19 de Febrero de 2018

0_piratas-ingleses1.png

El diario The Times, en su sección de viajes del domingo, publicó un artículo sindicando a los españoles (y por efecto concatenado a todos los pueblos hispánicos del orbe, así que también nos ofende a los hispanoamericanos), como muy maleducados, gritones, desagradecidos, impuntuales y faltos de cortesía. Algo de eso habrá, pero no es lo esencial de nuestra identidad. Entonces me vinieron estas reflexiones a la cabeza para hacerle justicia a mi civilización y a la de ellos, los hijos pérfidos de Albión.

por Patricio Lons

Un pueblo que se destaca justamente por esos defectos de conducta, son los ingleses. Precisamente aquellos que hacen del protocolo, una forma de culto. Ayúdenme a repasar algunos ejemplos. Tienen la mala costumbre de caerse de visita sin ser invitados. Una vez que llegan (siempre arriba de una flota de guerra, de otra manera no pueden y no saben), ensucian las cortinas, mesas y manteles, ¿de qué manera?, con sangre; matan a la mayor cantidad posible de anfitriones, les ocupan la casa, les roban los platos y cubiertos, les someten a sus hijos (si es negocio los venden como esclavos); luego los sustituyen como población y dicen que esa tierra es de ellos y encima de todo, miran con cara de ofendidos si les demuestran lo contrario. Pero mucho antes de eso, se iniciaron como desagradecidos, primero con Roma que les enseñó a rezar y los sacó del salvajismo tribal de los nativos silures y de la reina Boudica y al mismo tiempo con España, que los enalteció con la mano de la muy noble hija de los reyes católicos, doña Catalina de Aragón, casada con el granuja de Enrique VIII cuando Inglaterra era un reino de segunda clase; después...bueno, después con el resto de la humanidad; el 90 % de los países del mundo han sido "visitados" por su flota. Y si no logran conquistarte, se te meten en tu política y en tus finanzas hasta dominarte.

¡Pobrecitos, no se les da la cortesía por naturaleza! Parece que el cristianismo que unificó a Europa, no traspasó su naturaleza salvaje.

También son muy gritones. Sus gritos han sido de varios calibres, ahora son de otro tipo y les gritan a los enemigos que ellos mismos se inventan. Gritan muchas veces, yo diría... "misiles de veces" contra pueblos que no pueden defenderse de ellos. También gritaron y lloraron cuando los galeones españoles y los cazas argentinos les enviaban sus fragatas piratas a pique al fondo del océano, ya sea en el Caribe o en el Atlántico Sur. Perdieron contra nosotros en La Rochelle en el siglo XIV, en la Contraarmada en el siglo XVI, en Cartagena de Indias, en Nicaragua y en Malvinas en el siglo XVIII, en la ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María de los Buenos Aires en 1806 y 1807. Y en 1982 le rompimos media flota en guerra desigual por las Islas Malvinas.

¡Les encanta tener enemigos! Los fabrican de puro gusto, pues cuando la humanidad busca su propio tiempo, ellos se te caen por tu casa de golpe, impuntualmente. No tienen sentido del cronos. ¿Por qué serán así? ¿Tal vez porque nadie les enseñó modales? Pueblo triste, ya no creen en nada. Una pena, pues dieron grandes santos y sus plumas siguen embelleciendo a la literatura universal. El día que recuperen su tradición artúrica y vuelvan a sus raíces comunes con la cristiandad, entenderán cuan equivocados vivieron. Su cisma inició su decadencia espiritual a partir del siglo XVI. De la "old merry England", pasaron a ser un estado saqueador de otras naciones.

Inglaterra necesita volver a su tradición para sobrevivir. Tomemos nota que sus mejores pensadores y artistas son los más cercanos a nosotros, como Chesterton, el cardenal Newman, Tolkien, Clive S. Lewis y el actor Alec Guinness y todo el maravilloso Movimiento de Oxford del siglo XIX que tanto aportó al occidente católico. El volver a ella, a sus auténticas raíces, le permitirá sobrevivir y no desaparecer bajo un ajeno manto islámico. Una Inglaterra restaurada, que se gobierne noblemente y devuelva lo robado, será siempre bienvenida entre nosotros. No estamos condenados al enfrentamiento. Podemos tender puentes de entendimiento.

Respecto a los españoles, esos sí que son unos maleducados terribles, donde pasan te dejan universidades, iglesias, hospitales, monumentos, puentes, acueductos, agricultura intensiva y ganadería, escuelas, monasterios-hospedajes, puertos, caminos, leyes adaptadas a las nuevas tierras y pueblos, una economía organizada, diccionarios de las lenguas ágrafas nativas y hasta un sistema de gobierno. ¡Todo un desparramo de civilización te dejan estos españoles! ¡Qué desubicados! ¡¿Por qué no dejaron a los nativos antropófagos libres de comerse a sus vecinos de otras tribus?!

¡¡Agradezcamos en el Nuevo Mundo, lo terribles que han sido estos españoles!! Porque de haber sido los ingleses quienes hubieran ocupado estas tierras, estaríamos sufriendo la peor de las humillaciones, que como todos sabemos,  es la cocina inglesa, ¡¡¡ajjjjjjj!!!!! Hasta que no se instaló la parisina escuela francesa de gastronomía "Le cordon bleu" en Londres, no pasaban del "porridge", el queso, la cerveza y ojitas de menta para condimentar.

Por eso, como escribió a su padre el teniente Estévez, comando del Ejército Argentino, antes de morir en combate en la guerra del Atlántico Sur de 1982 por la soberanía de las islas Malvinas, me quedo con sus palabras que son toda una sentencia de nuestra identidad: "Papá, gracias por hacerme argentino, católico y de sangre española".

Autor: Patricio Lons

Comentarios

Ernesto Serra
Martes 27 de Febrero de 2018

Gracias señor Lons por tan fantástico artículo, con esa sutil ironía ha dado usted una pincelada magistral describiendo perfectamente lo que ha sido el mundo anglosajón. Le animo a que siga trabajando en pos de lo que realmente nos une, esto es, nuestra civilización. Saludos afectuosos desde el sur de España a todos los hermanos Hispanoamericanos.

Francisco Cejas
Lunes 26 de Febrero de 2018

Muy de acuerdo.

BALTASAR GONZALO FERRER
Lunes 26 de Febrero de 2018

Muy acertado escrito de Patricio Lons sobre la forma de ser de los pueblos hispanos e Inglaterra. Los ingleses tienen fama de "caballeros" pero desde el siglo XVI son un verdadero pueblo de "piratas". Este lamentable proceso, de esa forma de ser de los británicos, desde hace tiempo hasta la actualidad, comienza con el reinado de Enrique VIII. Su deseo de divorciarse de la tan querida Catalina de Aragón, y la negativa de la Iglesia Católica para acceder a sus deseos, provoca el comienzo de la apostasía de Inglaterra. Hubo resistencia de ingleses, como Santo Tomás Moro( el escritor de Utopía) y el Obispo San Juan Fisher, que murieron como mártires del catolicismo; como incluso algunos reyes ingleses de la Dinastía de los Estuardos, como Carlos II de Inglaterra(que murió católico) y su hermano Jacobo II de Inglaterra(confeso católico que fue derrocado por su hija y su yerno, que eran protestantes, que fueron llamados por sus súbditos ingleses para destronarlo y consolidar el protestantismo en Inglaterra, cosa que lograron). Doy estas excepciones para indicar que la apostasía inglesa, tuvo oposición, y con esto darnos cuenta, que es posible una vuelta de ese pueblo al catolicismo, como indica Patricio Lons. De la reacción católica de intelectuales en Inglaterra en el siglo XIX, ha dado ejemplos Patricio, al que agregaré a Hilarie Belloc, que en su libro "Europa y la Fe", narra muchas cosas, entre ellas explica la apostasía de Enrique VIII, y como Inglaterra dejó su tradición romana y católica. Todo católico debería leer ese libro. Desde entonces, comienza la rivalidad, entre los hispanos, seamos españoles o hispanoamericanos, y los ingleses. De esa rivalidad la pérfida Albión usó todos los medios en su haber en contra nuestra, como la "Leyenda Negra"en el campo intelectual, o sus barcos piratas en el campo militar y económico. España e Hispanoamerica fueron fuertes y resistieron durante siglos, en su civilización fomentaron la unión de razas y pueblos de todo el Orbe, unidas por el idioma y la fe católica. Los ingleses en cambio fomentaron el odio racial y la discriminación como se vio en todos sus territorios y hereda EEUU. Lo que queda es tratar de reunificar de alguna manera a los pueblos hispanos y formar un bloque en contra de nuestros rivales históricos. Y esperar que la misma Inglaterra se convierta al catolicismo y vuelva al cauce que nunca tuvo que haber dejado. Para esa lucha Argentina y el resto de los países hispanos deben volver a sus raíces.

Mónica Nicoliello
Domingo 25 de Febrero de 2018

Excelente, Patricio, ojalá se escribieran más notas así. Necesitamos ideas inteligentes dentro de lo que es la reflexión sobre el papel de las civilizaciones en la historia.

Dejá tu comentario