AMAR ES DECIR LA VERDAD

Sociedad Viernes 28 de Junio de 2019

16_notaamaresverdad.jpg

El P. Samuel Bonilla, conocido en redes sociales como Padre Sam, advirtió recientemente sobre los “falsos profetas” que “solo te hablan de la misericordia de Dios pero nunca de su justicia”.

Fuente: ACIPRENSA

En un video titulado “Respetar no es ser cobardes”, el Padre Sam señaló que “no es que sea mentira lo que prediquen, el problema es que son medias verdades. Y eso es mucho más peligroso”.

Recordando las palabras de Jesús en el Evangelio de San Mateo, el sacerdote señaló que los falsos profetas “se acercan con piel de oveja pero por dentro son lobos rapaces. ¿Cómo es la piel de una oveja? Es suave, agradable, segura, protectora, etc. Y así son las palabras de este tipo de personas: suaves y agradables”.

“Nunca van a decirte algo que te incomode, algo que te haga sentir mal, algo que no te guste. Van a endulzarte el oído. Y eso es muy peligroso”, dijo.

El Padre Sam indicó que “cuando nos referimos a falsos profetas, no solo me refiero a sacerdotes, a predicadores, a conferencistas”, sino que “también esto está referido a padres de familia, a amigos, a compañeros”.

“Porque también podemos ser esos falsos profetas que solo endulzamos el oído a los demás, y no les corregimos, no les decimos que están mal”, dijo.

El sacerdote criticó también la “famosa diplomacia”, pues “a veces para no quedar mal ante una persona, ante un gobernante, ante un amigo, entonces suavizo el discurso, suavizo la prédica. Eso es convertirse en un falso profeta”.

“No confundas respeto con cobardía”, añadió, pues “el mejor acto de amor hacia alguien es decirle la verdad. Verdad que muchas veces va a doler. Verdad que muchas veces va a incomodar. Pero si alguien está en pecado, sea tu hijo, sea tu amigo, sea tu compañero o sea un gobernante, dile que está mal. Ese es el primer acto de bondad que podemos hacer con alguien”.

“También seremos juzgados por callar ante las injusticias, por callar ante el pecado”, dijo.

El Padre Sam subrayó que los fieles “necesitamos por supuesto que se nos predique sobre la misericordia de Dios, pero también necesitamos que se nos predique sobre la conversión”.

“Ese es el verdadero profeta, aquel que no busca endulzar el oído”, sino que “anuncia la Buena Nueva pero denuncia con todas sus fuerzas el pecado”, expresó.

Fuente: ACIPRENSA

Dejá tu comentario