BlackRock, Hugo Sigman, Carlos Slim y los Wallenberg detrás de la vacuna británica en Argentina

Sociedad Jueves 13 de Agosto de 2020

31_astrazeneca-hugosigman-carlosslim-marcuswallenberg-markkent.jpg

El laboratorio británico AstraZeneca, la Universidad de Oxford, el Grupo Insud del magnate argentino Hugo Sigman y la Fundación Slim, del magnate mexicano Carlos Slim, producirán parte de la vacuna contra el Covid-19 en la Argentina, en un acuerdo que plantea comercializar 250 millones de dosis en América Latina.

Fuente: Kontrainfo

AstraZeneca es propiedad de la histórica familia banquera europea Wallenberg y del megafondo financiero BlackRock, principal acreedor de la deuda externa argentina. El anuncio se da a las 24hs del registro de la primera vacuna por parte de Rusia. En medio de la carrera geopolítica entre potencias, disputándose quién vacunará los distintos continentes, la Embajada Británica en la Argentina festejó la decisión.

El laboratorio biotecnológico mAbxience del Grupo Insud de Sigman fabricará la sustancia activa en Argentina y el laboratorio Liomont completará el proceso de formulación y acabado en México de la vacuna AZ1222 desarrollada por la universidad británica de Oxford. Se prevé terminar con la fase 3 de prueba en noviembre de este año.

¿Quiénes son los principales actores detrás de la vacuna de AstraZeneca? Veamos:

Hugo Sigman es el principal accionista y uno de los fundadores en 1977 en España del Grupo Chemo, hoy Grupo Insud, junto a su esposa la bioquímica Silvia Gold (cuya familia era propietaria del laboratorio Sintyal vendido en 1997 a Monsanto por 100 millones de dólares).

El sinuoso recorrido de Sigman lo llevó de la militancia en el Partido Comunista de su juventud en los ’70 (el padre de Silvia Gold, Roberto Gold, fue uno de los principales financistas de esa organización política) al exilio en 1976 en España y la inversión en pequeños laboratorios a partir de un préstamo inicial de su suegro. Su mayor expansión como empresario fue a partir de la vacuna contra la aftosa. Sigman logró la presencia de sus laboratorios en alrededor de 40 países, siendo España donde tiene mayor presencia.
En 2008 creó mAbxience como compañía biotecnológica y compró el 20 por ciento de las acciones de Gas Natural BAN, la segunda mayor distribuidora de gas del país.
Es dueño también de empresas agropecuarias, como Garruchos, dedicada a la agricultura y la ganadería; Pomera, empresa forestal y la Cabaña Los Murmullos, una estancia de 10 mil hectáreas en Chubut de cría de ganado. Se le atribuye la administración de alrededor de 200.000 hectáreas en el país. En el rubro que combina la biotecnología y la agricultura (en 2011 cofundó la Cámara Argentina de Biotecnología), Sigman es propietario de Bioceres.

En 2009 fue uno de los responsables de producir las vacunas en Argentina contra la Gripe A, en una asociación entre Bagó, Elea (del que también es dueño) y la multinacional Novartis. En 2010 un cable secreto, con fecha original de febrero de 2009, dado a conocer por Wikileaks reveló que Estados Unidos considera como “lugar de importancia crítica” (a ser protegido) la planta de Garín donde se producen las vacunas contra la aftosa, dado que es uno de los principales proveedores globales, con una producción anual de vacunas contra la aftosa de 200 millones de dosis.

Biogénesis Bagó es una sociedad en partes iguales entre la familia Bagó y el grupo Insud, de las familias Sigman-Gold. En 2016 inició una nueva etapa en la internacionalización, con la habilitación de una planta de producción en China, junto HILE Biotechnology, para la producción exclusiva de vacuna contra la Fiebre Aftosa. Adelantándose a los hechos, el laboratorio mAbxcience inauguró en febrero de 2020 su planta en la localidad bonaerense de Garín, donde se invirtieron 40 millones de dólares.

En enero de 2020 fue designado “Embajador de Buena Voluntad” del IICA, el Instituto Interamericano de Cooperación con la Agricultura, un organismo interestatal con financiación de Microsoft y Bayer-Monsanto.

Sigman es dueño también de la editorial de orientación progresista, Capítal Intelectual, que edita Le Monde Diplomatique Cono Sur y en el pasado las revistas Tres Puntos y TXT. El magnate argentino es propietario también, junto a Oscar Kramer, de la productora cinematográfica K&S, responsable de películas como Relatos Salvajes, Kamchatka, El perro, El último Elvis, Séptimo piso y La Odisea de los Giles.

Actualmente dirige buena parte de sus negocios su hijo, Leandro Sigman, con fuertes incursiones en el sudeste asiático y China.

Su contraparte mexicana, el laboratorio Liomont, fue fundado en 1938 por Martín Lewinberg, siendo actualmente conducido por un descendiente directo, Alfredo Rimoch Lewinberg, quien además es Presidente del Consejo de ANAFAM (Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos) y miembro del Consejo General de CANIFARMA (Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica). Desde 2002 forma parte del Consejo Consultivo UNICEF. Es uno de los principales laboratorios de México.

La Fundación Carlos Slim se creó en 1986 y realizará los aportes financierios para iniciar la producción de la vacuna. Mantiene estrechas alianzas tanto con la organización ambientalista WWF como con la Fundación Bill and Melinda Gates, con la que aportan fondos al Global Polio Erradication Initiative.

Carlos Slim es el hombre más rico de México, con una fortuna, en blanco, de alrededor de U$S 53.000 millones de dólares. Su padre, también empresario, fue dueño de la empresa mexicana “La Estrella de Oriente”. En 1997, Carlos Slim adquirió acciones de Apple Inc. y de Prodigy, proveedor estadounidense de servicios de Internet con el que logró una alianza con MSN, lanzando un portal en español junto a Microsoft de Bill Gates.

A través del grupo Carso es dueño de 268 empresas de la construcción, mineras y petroquímicas. En 2008 compró un 6,4 % del periódico estadounidense The New York Times, quedando como tercer accionista más grande de la compañía, después de la histórica familia Ochs-Sulzberger. Es propietario de Cigatam (Philip Morris México), fabricante de los cigarros Marlboro. En 1990 adquirió Telmex, junto con France Telecom de Francia y SBC Telecomunicaciones de los Estados Unidos. Es dueño de América Móvil, cuarto operador mundial con 170 millones de suscriptores en México y en América Latina.

Ha recibido el elogio del ex presidente norteamericano Bill Clinton“Carlos Slim es uno de los filántropos más importantes del mundo de cuya actividad altruista la mayoría de la gente nunca ha oído hablar. Tiene acciones en más de 200 empresas que emplean a más de 200,000 personas alrededor de América Latina y más allá”.

AstraZeneca es una empresa farmacéutica global con sede en Londres, Inglaterra, siendo resultado de la fusión de dos compañías, una sueca y una británica. La compañía está dirigida por Leif Johansson (presidente del poderoso European Round Table of Industrialists y es miembro de la Royal Order of the Seraphim) y Louis Schweitzer (Chairman). Con su alianza con la también británica Universidad de Oxford, se convirtió en uno de los laboratorios pioneros en el desarrollo de la vacuna contra el Covid-19.

¿Quiénes son los propietarios de AstraZeneca? Su principal accionista es Investor AV, el fondo financiero de la histórica familia banquera Wallenberg. Marcus Wallenberg, heredero de la familia, miembro del comité directivo del elitista Club Bilderberg, es también director de AstraZeneca.

El segundo mayor accionista del laboratorio AstraZeneca es el megafondo BlackRock, uno de los principales acreedores de la deuda externa argentina.

En mayo del año pasado, el laboratorio había anunciado una inversión de US$ 80 millones para la creación de un “hub de innovación” en América Latina en la localidad bonaerense de Haedo.

En junio de 2020, luego de poner 100 millones de dosis a disposición del NHS del Reino Unido, AstraZeneca y Emergent BioSolutions firmaron un acuerdo de 87 millones de dólares para fabricar dosis de la vacuna COVID-19 basada en adenovirus de la Universidad de Oxford específicamente para el mercado estadounidense. El acuerdo fue parte de la iniciativa Operation Warp Speed de la administración Trump para desarrollar y escalar rápidamente la producción de vacunas específicas antes de fines de 2020. En agosto de 2020, AstraZeneca acordó proporcionar 300 millones de dosis a los EE. UU. por U$S 1.2 mil millones, lo que implica un costo de U$S 4 por dosis.

La vacuna de AstraZeneca/Oxford será probada en por lo menos 2000 personas del Brasil. Tras la aprobación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil, los test comenzarán a ser realizados en Sao Paulo con un equipo de 1.000 voluntarios.

“Es un inmenso desafío para la industria nacional y para nosotros es un reconocimiento a la calidad de los laboratorios argentinos y en particular de mAbxience”, expresó el presidente argentino, Alberto Fernández.

“El laboratorio AstraZeneca ha firmado un acuerdo con la Fundación Slim para producir entre 150 y 250 millones de vacunas destinadas a toda Latinoamérica, con excepción de Brasil. Van a estar disponibles para el primer semestre del año 2021”, continuó explicando Fernández.

El precio al que AstraZeneca le vendería la vacuna a los estados latinoamericanos rondaría, al igual que a los EEUU, entre los 3 y 4 dólares la dosis, una quinta parte del precio de la vacuna de Pfizer de alrededor de 20 dólares, a su vez también más económica que la que viene desarrollando Moderna de unos 30 dólares la dosis.

AstraZeneca ya había anunciado a fines de julio que estaría exenta de responsabilidad ante posibles juicios por efectos secundarios de una vacuna probada en pocos meses: “Esta es una situación única en la que nosotros, como compañía, simplemente no podemos asumir el riesgo si en … cuatro años la vacuna está mostrando efectos secundarios (…) Para la mayoría de los países es aceptable asumir ese riesgo sobre sus hombros porque es de interés nacional”, explicó a Reuters Ruud Dobber, del equipo ejecutivo de AstraZeneca.

Alberto Fernández anunció que en el primer semestre del año próximo Argentina estará “en condiciones de vacunar”. De acuerdo al gobierno, 22.400.000 de dosis serán destinadas al personal de la salud y seguridad, adultos mayores y personas en grupos de riesgo de la Argentina.

La Embajada Británica y su máximo representante en la Argentina, Mark Kent, celebraron el anuncio, que, por esas razones simbólicas que tiene la historia, fue realizado un 12 de agosto, día en que se recuerda la Reconquista tras la Invasión Inglesa de 1806. La carrera geopolítica entre las distintas potencias por la vacunación de cada región del mundo, solo está comenzando.

 

 

Fuente: Kontrainfo

Dejá tu comentario