CATÓLICOS QUE PROMUEVEN EL ABORTO NO PUEDEN COMULGAR

Sociedad Lunes 16 de Julio de 2018

0_burke680.jpg
Raymon Cardenal Burke

El ahora Cardenal Raymond Burke, reiteró que los políticos católicos que defienden, promueven y/o apoyan el aborto no pueden recibir la comunión.

El Cardenal Burke dijo en una entrevista periodística (2010), que "sobre la cuestión de si puede recibir la Santa Comunión una persona que pública y obstinadamente defiende el derecho de una mujer a abortar al hijo que lleva en sus entrañas, me parece algo muy claro en los 2000 años de tradición de la Iglesia: la Iglesia ha afirmado enérgicamente que una persona que está pública y obstinadamente en pecado grave no debe acercarse a recibir la Santa Comunión y, si él o ella lo hace, entonces se le debe negar la Santa Comunión".

El Prefecto explicó que la sanción de negar la Comunión a una persona que disiente públicamente de las enseñanzas de la Iglesia busca "evitar que la persona cometa un sacrilegio. En otras palabras, evitar que reciba el Sacramento indignamente, ya que la santidad del Sacramento mismo exige estar en estado de gracia para recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo".

"Es desalentador que algunos miembros de la Iglesia digan que no entienden esto o que digan que de alguna manera existe un atenuante para alguien que, aunque está pública y obstinadamente en pecado grave, pueda recibir la Santa Comunión", dijo el Cardenal.

"Esta respuesta por parte de muchos miembros de la Iglesia proviene de la experiencia de vivir en una sociedad que está completamente secularizada, y la idea que está grabada a fuego –el pensamiento centrado en Dios que ha marcado la disciplina de la Iglesia– no la entienden fácilmente los que son bombardeados cada día con una especie de aproximación sin-Dios al mundo y a muchas cuestiones. Es por eso que yo trato de no desanimarme para continuar proclamando el mensaje en una forma que la gente pueda entender".

El Cardenal pidió a los obispos que en este tema no dejen solos a sus sacerdotes frente a los católicos que defienden o promueven el aborto: "no ha sido fácil para mí afrontar esta cuestión frente a algunos políticos católicos. Y he tenido a algunos sacerdotes que me hablan y me dicen qué duro es cuando ellos tienen individuos en sus parroquias que están en una situación de pecado público y grave… y entonces, ellos miran al Obispo para animarse e inspirarse para afrontar esta situación".

Por eso, "cuando un obispo adopta medidas pastorales apropiadas respecto a este tema, también está ayudando mucho a otros obispos, y también a los sacerdotes".

El Cardenal Burke también insistió en que es necesario predicar este mensaje "a tiempo y destiempo, tanto si es cálidamente recibido o no es recibido, o es resistido o criticado".

Fuente: ACIPRENSA

Comentarios

Alberto Gimenez Iriarte
Sábado 21 de Julio de 2018

Estoy en contra del aborto, pero creo se tiene que aprobar la ley, así las que se hacen el aborto, están por lo menos salvando sus vidas, en caso contrario serían clandestinos lo que trae aparejado, los problemas de salud que a la larga, son gastos que debe asumir el estado en los hospitales, cuando llegan con graves problemas de salud. Ahora pregunto, que quienes se hacen un aborto están cometiendo un sacrilegio, y los curas pedófilos, no cometen sacrilegio, al arruinar la vida de menores, para toda su vida, ellos son perdonados de sus pecados, vamossss, habría que aplicarles la pena de muerte a estos personajes, pongamos las cosas como deben ser. Es mi opinión

Respuesta enivada el Sábado 21 de Julio de 2018

Gracias por tu comentario. Creo estás equivocado. La Iglesia y nosotros nunca justificamos un mal con otro mal. Una cosa es el aborto y otro la de los curas pedófilos. Ambos son pecados deleznables. Pero en uno (el de lo curas) se trata de problemas sexuales que tienen solución y en el otro (el aborto) se trata de ASESINATO. Y legalizarlo por las dudas se lo hagan lo mismo clandestinamente, me parece UNA BURRADA. ¿Creés que no se lo hacen en la actualidad? Pero también existen los robos y no por eso debemos legalizarlo. Para el aborto, no hay justificación alguna.

Dejá tu comentario