02:17 Hs I Lunes 26 de Junio de 2017
Login
Contacto El Periódico Inicio

 

Sociedad / Lunes 27 de Febrero de 2017

Kase.O: “Estamos adorando al diablo casi a diario con ciertas actitudes”

COMPARTIR ESTA NOTA
0_kase-o.jpg

Kase.O.

Elvis Presley, Mozart, Pavarotti… y Kase.O. La música, en cada formato, ha tenido a un rey. En el rap, hay uno indiscutible: Javier Ibarra. Sus letras y ritmos han sido la melodía que ha acompañado a varias generaciones durante el desarrollo de uno mismo. Veinte años de carrera musical que han retumbado en coches, garitos, habitaciones y auriculares y que nunca ha dejado indiferente a nadie. Es un ídolo de masas. Y, curiosamente, la masa de este ídolo es de otro material, porque cambia todo lo preestablecido. Si con su nuevo disco, “El Círculo”, esperabas algo, a buen seguro que te has llevado una grata sorpresa, ya que nadie pudo prever algo así. Ibarra ha dejado el ego a un lado. Lo ha metido en un cajón y, en pleno estado depresivo se ha puesto a crear. “El Círculo” es otra cosa, no es un disco de rap, es una obra maestra del mejor rapero de España, y posiblemente de fuera de nuestras fronteras. El pasado fin de semana Kase.O llenó La Riviera en la que fue la presentación de su nueva obra en Madrid. Muestra suficiente de lo que este rapero representa. Gente de todo tipo: no eran todos raperos, no eran todos de izquierdas, no eran todos… si no uno solo. Todos eran Kase.O, y Kase.O se metió en todos. Cual profeta, Javier Ibarra hizo llorar, temblar, bailar y sonreír a su antojo a los cientos de personas que abarrotaron La Riviera. Por suerte, tuvo un ratito para OKDIARIO; y un servidor, declarado fan incondicional de Kase.O, cumplió a su vez un sueño.

Pregunta: Desde canciones como “Soy de Aragón”, hacía muchísimo que no te escuchábamos hacer una crítica, más que a la política, al sistema actual. Con “Esto no para” o “Risoterapia”, has vuelto a la carga.

Respuesta: Yo tengo mi visión crítica del mundo y en el disco quería que hubiera partes más críticas, más políticas, tampoco que fuera un disco ‘de telediario’, pero digamos que en “Esto no para” hice un poco el resumen de lo que yo pienso.

No sé si es el sistema… Pero es verdad, las personas no son malas, pero el sistema a veces les obliga a hacer cosas malas, o crueles. El sistema es frío, por eso es un sistema. Los Estados ya no tienen soberanía, hay ciertas entidades por encima del Estado que son las que ponen las leyes fuertes. Ese es mi pequeño análisis.

Kase.O: “Los Gobiernos de izquierdas y las dictaduras de izquierdas también adoran al diablo.”

El Estado español ha perdido la soberanía, la perdió ya metiéndose en Europa, y con las grandes multinacionales que gobiernan el mercado. Era un poco ese resumen, y luego, como si mandara el demonio. Es una metáfora. Quién sabe si existe el demonio pero, para que el mundo lo entendiera fácilmente con un poco de mitología, intento explicar que estamos adorando al diablo casi a diario con ciertas actitudes.

P: Hemos hecho un pequeño experimento, poniendo “Esto no para” a gente de diversa ideología y, sorprendentemente, todos estaban de acuerdo con la letra.

R: Yo no es que buscara que fuera así, pero intentaba tener una visión neutral en la canción. Por ejemplo, no nombrar la palabra ‘capitalismo’, ni siquiera la palabra ‘sistema’. Quería dar una visión de una persona normal, que observa el mundo, pero evitando un juicio.

Pero sí he buscado que no fuera una canción de izquierdas, como quien dice. Los Gobiernos de izquierdas y las dictaduras de izquierdas también adoran al diablo. Hacen el mal y cometen crímenes. He buscado que fuera neutral, que lo pudiera escuchar cualquiera y son cosas que cualquiera podía pensar.

P: Podemos se ha juntado mucho al rap, ya sea con grupos como Los Chikos del Maíz o Pablo Hassel. ¿Esto perjudica o beneficia al rap?

R: No creo que perjudique al rap. En este caso, los grupos que escucha Iglesias son deliberadamente de izquierdas. Para ellos el partido Podemos es casi casi lo que ellos piensan y lo que dicen en las canciones. No hay nada raro ahí. Lo bueno es que por lo menos se ha hablado de rap, y ningún político se habría atrevido a hacerlo hace diez años.

“No quería nombrar ni la palabra ‘capitalismo’ ni la palabra ‘sistema’ en mis temas”

No creo que nos perjudique. Se le da más notoriedad a ese tipo de grupos que están más posicionados en el partido, o que comulgan con el partido. Eso para ellos tiene que ser un sueño.

P: En España estás considerado para la inmensa mayoría de raperos un dios del rap, sin embargo, la chulería típica del rap, ese ego, lo has dejado de lado y has bajado al barro.

R: No te equivocas. En el proceso del disco, aparte de que me pilló en un momento en el que no tenía el ego muy subido, sino más bien lo contrario, atravesaba un proceso depresivo, no están tan presentes esas ganas de ganar a todos los raperos, y decir que eres el mejor todo el rato. Tampoco concebí así el disco. No me hubiera gustado a mí.

“Llevo veinte años enmascarándome en el ego trip”

Yo tenía muchas cosas que decir, muchas cosas en las que escarbar, y tenía que dejar ver muchas más facetas de Kase.O, tanto musicalmente como en la lírica, en las temáticas. Para mi el ego trip es el rap más fácil, es juntar palabras chulas, hacer buenas frases, hablar de uno mismo… pero muchas veces enmascarándote. Yo quizás llevo 20 años enmascarándome en el ego trip, el ego es como el humo.

Tú te pintas como quieres en la canción, no estás siendo sincero del todo. Y a mí me interesaba de una vez por todas ser sincero en el rap, expresarme, expresar las cosas que había en mi alma. El ego trip no llega hasta ahí. Puedes meter frases que dejan entrever tus creencias o tus valores, pero no llegan a la expresión pura del alma. Y era lo que yo buscaba, quitarme mucho lastre, mucho lastre de la mente, y mucho lastre del corazón, y había que encontrarle hueco a estos sentimientos que al final han predominado. Realmente, el disco es muy íntimo y muy personal, y sí que se pueden echar de menos canciones más raperas tal y como las entendemos.

Yo me inspiro mucho en los ritmos, en la música. Tampoco he tenido ritmos que me incitaran a ese vacileo. No los he tenido o no los he sabido ver, y sí he tenido ritmos más melancólicos, ritmos más tristes, que han sacado de mi esos pensamientos y esos sentimientos.

P: En este disco, te ha faltado dibujar la portada y ponerte a venderlos. Más tuyo imposible. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R: Sí, en todos los sentidos es mío. Ha sido una experiencia muy dura porque quieras que no, cuando estás en un grupo compartes muchas opiniones, y compartes responsabilidades. Elegir la portada, las fotos del grupo, o las temáticas de las canciones, es una decisión entre todos. Entonces, verme yo solo en todo este ‘fregao’, sin tener una multinacional detrás o un equipo de arte o que haga los vídeos, es difícil. Es que yo me he ido a Nueva York y he contratado yo las cámaras, he contratado una furgoneta para llevar las cámaras, y lo he hecho todo yo solo, no había una compañía ahí detrás.

“Me ha ayudado mi chica, que tiene mucha labia y energía”

Me ha ayudado mi chica, que tiene mucha labia y energía. Y Marcos, que es mi hermano y mi manager, pero es gente de andar por casa. Y bueno, no te digo que no haya habido momentos en el proceso difíciles. De hecho, algo delegué. Contraté a un director de arte, le pedí que se encargara de la portada, yo le dije cómo quería que fuera y él me buscó el ilustrador y todo.

Ha sido muy duro, muy largo… Demasiado largo… También por culpa de la búsqueda de la perfección. He podido estar ahí dándole vueltas a un asunto eternamente. Y, como tenía tiempo… El no tener ni multinacionales ni contratos te hace tener esa libertad. Pero hay que saber controlarla y hasta que no te pones fecha no vas acabando realmente las canciones. Entonces fue un proceso muy largo, de dos o tres años escribiendo ritmos, cuando realmente ‘Vivir para contarlo’ lo hicimos en tres meses.

P: Y, cuando escuchas tus primeros temas, cuando los escuchas ahora, ¿qué sientes? ¿te arrepientes de algo?

R: Les tengo cariño. Igual hay alguna frase que dices: “Jodó”, y dices en qué momento…

P: ¿Por ejemplo?

R: Pues cualquiera de estas de matar gente, o de violencia… que yo no podía defender en la calle. Tú tienes que adaptar tu personaje a tu persona. No puedes ir de que eres ultracomunista y luego hacer lo contrario, o decir que hay que ‘chafar’ cabezas cuando tú no tienes realmente esa visión sobre el mundo. Yo les tengo cariño. También es una forma de violencia la violencia verbal, y cuando eres adolescente pues tienes que explotarlo por algún lado y tampoco lo veo mal el haber dicho alguna frase más radical, porque ya me he encargado luego con los años de pulir el personaje. De que no se me pudiera encasillar y tal. Pero a las viejas maquetas les tengo mucho cariño, porque era más un hobby.

“A las viejas maquetas les tengo mucho cariño”

P: ¿Quizás antes lo primero que escupías ya lo plasmabas y ahora no es tan así?

R: Sí, eso es. No le daba tanta importancia. Ten en cuenta que me escuchaban quinientas personas.

P: ¿Eres menos libre a la hora de escribir?

R: No es que seas menos libre, sino que eres más conciso y más cuidadoso con las afirmaciones que vas a hacer. No es que sea menos libre, pero como ya conozco el camino… Las cosas se quedan grabadas y la gente se las cree. Tú no puedes ir diciendo cosas que la gente se cree y en el disco siguiente decir lo contrario. Entonces, hay que intentar ser lo más fiel a tu persona. Y claro, yo cada día tengo más empatía. Puedo entender varias posiciones contrarias. Soy más relativista, no hay una causa que tenga que defender que no sea yo mismo. No me meto en causas en las que no estoy al 100%, y eso, no es que te haga menos libre, es mejor. Había que acercar el personaje a la persona, y es lo que he intentado hacer en estos veinte años. Es un camino muy largo, y ahora, joder, el disco es que soy yo, es mi diario.

P: Mazas y Catapultas, una canción, digamos, rara. Todo el que la escucha tiene una reacción similar. Al principio no entienden nada, y al final todos se acaban enganchando. Pero, ¿qué es Mazas y Catapultas?

R: Mazas y catapultas son las armas medievales que tenían para asaltar una fortaleza. Algo muy rudimentario y muy violento. A base de piedras. Es la metáfora de que mi corazón era una muralla y la persona de la que hablo en la canción, a base de picar y picar, y no rendirse, picó en mi corazón y al final encontró carne. Esa es la metáfora.

Por eso es tipo copla, porque es muy medieval, y tenía que ser como canción popular o algo así, de sentimiento. Vino así. Yo ni siquiera soy aficionado a la copla o al flamenco. Lo que sí soy aficionado es al surrealismo, por eso me permito esos lujos. Gonzalo, el productor, y yo, la definimos así, como surrealista. Y es que te puedes esperar cualquier cosa de Kase.O, reggea, rock, jazz, yo que sé…

P: Sólo te falta la ópera

R: (Risas) Sí, eso podría ser lo siguiente, cualquier cosa rara. Le di un hueco en el disco y hasta R de Rumba dijo: “esto es un caramelito”.

P: ¿Se te ha quedado alguna canción fuera?

R: Sí, sí. La primera vez que me pasa el tener que dejar cachos fuera y canciones fuera. Este año, si tengo tiempo, las sacaré. Porque tengo cachos por ahí guapos y tengo muchos cachos de competición y de rap normal. Y bueno, a ver si este año puedo ir sacándolas a modo de singles o las meto en colaboraciones. Habrá que comentárselo a colegas.

“Es la primera vez que he dejado cachos fuera de un disco”

P: Por un lado dices que ‘Esto no para’, y por otro he podido escucharte que este es tu último disco…

R: No, esto no va a parar. Yo creo que se sacó un poco de contexto lo que dije. No es mi último disco. Yo me refiero al formato. Nosotros gracias a Dios seguimos vendiendo CD´s, y podríamos seguir usando ese formato. Pero en realidad eso está obsoleto, se va a acabar el mundo de los CD´s, entonces, yo creo que lo dije así. Estaba muy cansado de almacenar 17 canciones durante tres años y mi intención es sacarlas, yo que sé, de tres en tres, por ejemplo. Sin la necesidad de hacer un disco. Es mi último disco como tal, no voy a dejar la música, ni dejar de hacer canciones. Sino que igual ya no hago un disco como tal.

“Puede ser mi último disco, pero como formato”

Relamente es que es así, tampoco lo descarto el hacer otro disco, solo que en algún momento pues pienso, y estoy un poco cansado del proceso de grabar un disco entero.

Fuente: Okdiario.com

Comentarios

Dejanos tu Comentario

 
Nombre y Apellido: *
 
E-mail: *
 
Comentario: *
 
(*) Campos Obligatorios