Las voces a favor de la vida comenzaron a escucharse en el Senado

Sociedad Miércoles 11 de Julio de 2018

0_abortosenado.jpg
Recinto de exposiciones

Buenos Aires (AICA): El proyecto de ley de aborto aprobado en Diputados comenzó a ser debatido el 10 de julio en el Senado, con una primera ronda de expositores a favor y en contra de la iniciativa. Representantes de los credos, abogados, médicos y juristas argumentaron los motivos por los que debe rechazarse el dictamen con media sanción.

El proyecto de ley de aborto aprobado en Diputados comenzó a ser debatido el 10 de julio en el Senado, con una primera ronda de expositores a favor y en contra de la iniciativa. 

El expediente CD 22/18 en estudio tramita en un plenario de las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales, y Asuntos Constitucionales, presididas por los senadores Mario Fiad (Jujuy), Pedro Guastavino (Entre Ríos) y Dalmacio Mera (Catamarca), respectivamente.

Habrá debates los martes y miércoles hasta el 1º de agosto, cuando se cree que se le dará dictamen, para su votación en el recinto del Senado el 8 del mismo mes. 

Los primeros expositores a favor de la vida y en contra del proyecto en estudio fueron (resumen de Notivida): 

María Lucila “Pimpi” Colombo (Sindicato de Amas de Casa): Invitada por la senadora Beatriz Mirkin propuso ver los “derechos de la mujer” desde la óptica de Eva Perón. Pidió que no se penalice a la mujer que se hace un aborto, pero enfatizó que el aborto no es un derecho. “Creo que es una realidad dolorosa que padecemos muchas mujeres”. Propuso que “la legislación despenalice en lugar de plantear al aborto como un derecho”. Exhortó a revalorizar la maternidad y a tratar de que el aborto no se convierta en un método anticonceptivo. 

El rabino Fernando Slajen: Denunció el eufemismo “interrupción legal del embarazo”.Marcó con ejemplos la distancia entre la despenalización y la legalización. Dijo que la ley bíblica reconoce a la vida humana desde la concepción, y que entre ese instante y la muerte hay un “proceso continuo”. “Matar a un ser humano que no amenaza la vida de otro resulta antojadizo”. Explicó que si no se pueden vender los órganos es porque no existe el “derecho” a disponer del propio cuerpo. “Respecto de si el feto es o no persona, el estatus es jurídico. La veintena de definiciones actuales de vida humana son siempre en grado y accidente, pero no en naturaleza y sustancia”. “En un sólo caso la Biblia exige abortar”, aseguró, y señaló que es cuando la vida del niño por nacer “amenaza” la vida de la madre. 

Manuel García Mansilla (Abogado): “El derecho a la vida se encuentra protegido en la legislación nacional vigente”. “También lo reconocen trece constituciones provinciales”. “El aborto, en cambio, es un delito que tiene algunas causales de no punibilidad previstas en el Código Penal". Señaló que el proyecto en estudio legaliza el aborto de modo irrestricto, lo que es inconstitucional. Repasó las convenciones internacionales a las que nuestro país adhirió y protegen el derecho a la vida. Hizo hincapié en el modo en que rigen los derechos garantizados en la Convención de los Derechos del Niño en nuestro país, desde la concepción y hasta los 18 años. “El proyecto es un atropello al derecho constitucional”. 

Fernando Secín (Urólogo): Habló de la cantidad de mujeres que mueren en la edad fértil (más de 10.000) y destacó que por aborto, en 2016, murieron 31. Aseguró que en la Argentina no se hacen 500.000 abortos, pero -tomando esa cifra- calculó el costo que significaría practicarlos. “Si así fuera, el misoprostol representaría más de 1.671 millones de pesos que el país y las provincias tendrían que desembolsar, el equivalente a 55 millones de dólares”. Las internaciones que devendrían de las complicaciones del aborto “legal” serían, afirmó, entre 10 y 12 veces las que se hacen anualmente en el Hospital Garrahan. Destacó que el presupuesto en salud pública siempre es acotado y que van a venir a hacerse abortos, incluso, de los países limítrofes. “No cuenten con nosotros para matar argentinos”. 

Hernán Munilla Lacasa (profesor de Derecho Penal): “La polémica en torno al aborto se resuelve con una cuestión sustancial: el embrión, ¿tiene vida humana?”. En el proyecto “la vida del embrión queda subordinada a la decisión de la madre. Se ignora al padre”. “Nuestra vida no puede depender del deseo de la embarazada, ni comenzar en la semana 15”. “Las mujeres que se hacen un aborto no van presas con la legislación vigente”. “Pueden cometer cuatro abortos y no ir presa ni un solo día”. Criticó el Fallo FAL. “Este Congreso no debería reconocerles a las mujeres el derecho de suprimir otra vida, a excepción de los supuestos de no punibilidad ya contemplados”. Enfatizó que en los casos de violación el aborto no soluciona nada. 

Presbítero Matías Jurado: Desde hace 8 años acompaña a mujeres en situación de vulnerabilidad y a mujeres que abortaron. Contó el caso de una chica que fue abusada por un amigo de su padre que la drogaba. Los padres la llevaron a hacerse un aborto. “Me acuerdo del ruido que hacían las partecitas de mi bebé cuando el médico las tiraba en una palangana de lata”, le dijo. También comentó que “hubiera querido tener a su primer hijo”. “La calidad del lugar no hace que la herida duela menos, como tampoco el hecho de que sea legal.”. Ese caso se repite, indicó, y dio varios nombres de mujeres que pasaron por situaciones similares. Pidió acompañamiento para las mujeres en situación de riesgo. “A veces las parejas y los padres, con la presión, le quitan libertad a la mujer”. 

Inés Franck (Abogada, UCA): “El texto con media sanción es contradictorio: otorga determinados derechos por un lado y los elimina sin reparo más adelante. Al mismo tiempo, muchos de los firmantes de este proyecto, han dicho que no quieren el aborto, pero han votado la media sanción de uno de los textos más abortistas del mundo”. “Es un texto extremo, incluso con ribetes de persecución para con los que no están de acuerdo”. “El proyecto con media sanción demuestra un total desprecio a la persona por nacer a la que ni siquiera menciona”. “En un texto legislativo que conduce a su eliminación y no se la menciona. No solo se interrumpe un embarazo, se interrumpe para siempre una vida humana”. 

Eduardo Young (Especialista en fertilización artificial): Afirmó que la Academia Nacional de Medicina, en cuyo nombre habló, ha manifestado reiteradamente que la vida humana se inicia con la fecundación. “Creemos que el embrión humano es el inicio de la vida. No será persona, pero es una persona en potencia”. “En medicina la prevención es fundamental”. “La prevención en este caso son la educación sexual y los métodos anticonceptivos”. “La mujer no puede decidir sobre otra persona”. Pidió una ley de adopción prenatal, para que las instituciones puedan disponer de “los embriones abandonados”. 

Ma. Elena Critto (Socióloga): Anticipó que “el estado tiene la responsabilidad de velar por el bien común” y habló de mortalidad materna. “El embarazo terminado en aborto es la causa número 70 en las defunciones femeninas”. “La incidencia es de 0,1%, es decir una cada un millón”. “Las primeras causas de muerte materna son las infecciones”. “Las condiciones obstétricas están directamente relacionadas con la mortalidad materna. Sólo el 44% de las instituciones cumple con condiciones obstétricas adecuadas”. “La mortalidad materna disminuye con educación, atención de parto calificado y mejoras en las condiciones de vida”.

Ma. Angélica Gelli (Especialista en Sociología Jurídica): Explicó que el proyecto en revisión consagra un derecho subjetivo de la mujer a abortar hasta la semana 14 y la obligación del estado de garantizarlo. Permite, además, abortar por causales muy amplias- hasta el término del embarazo. “No es una ley que despenaliza”, enfatizó. Describió artículos de la Constitución Nacional, en particular el art. 19, y tratados de derechos humanos. Puntualizó que los tratados de derechos humanos fijan un piso y destacó que el no nacido es el más vulnerable de los seres humanos, “el más pobre entre los pobres”

Fuente: AICA

Dejá tu comentario