“Si el derecho a la vida es relativo, estamos socavando los derechos humanos”

Sociedad Lunes 12 de Marzo de 2018

0_monsenorpedrotorres.jpg
Monseñor Pedro Torres

El obispo auxiliar de Córdoba, monseñor Pedro Torres, recordó que “incluso en la primera semana de gestación es un ser único, irrepetible y distinto de la madre”, al ratificar la posición de la Iglesia frente al debate por la despenalización del aborto. “Si el derecho a la vida es relativo, estamos socavando desde los derechos humanos hasta todo el sistema jurídico argentino”, advirtió en una entrevista a Perfil Córdoba.

“El diálogo que tiene que entablar el Congreso se basa en cómo fundamentar el derecho a matar a un inocente en el seno materno. La Iglesia, al asumir la revelación del Antiguo Testamento que indica 'no matarás', tiene una tradición muy fuerte respecto a la defensa de la vida desde la concepción”, expresó el obispo auxiliar de Córdoba, monseñor Pedro Torres, al referirse al proyecto de despenalización del aborto que comenzará a debatirse el 20 de marzo. 

“En estos últimos 30 años, la genética mostró que desde el primer instante de la concepción se produce un ser distinto de la madre, en un proceso continuo que, si uno lo deja transcurrir, llega a ser una persona”, agregó en una entrevista con Perfil Córdoba. 

El prelado recordó que “incluso en la primera semana de gestación es un ser único, irrepetible y distinto de la madre” y advirtió: “Si el derecho a la vida es relativo, estamos socavando desde los derechos humanos hasta todo el sistema jurídico argentino”

—En el comunicado de febrero, proponen que en lugar del aborto se implementen políticas públicas como la educación sexual integral. Sin embargo, rige una ley de cumplimiento irregular que, entre otras cosas, incluye métodos anticonceptivos. ¿Qué entiende, en este marco, por educación sexual? 
—Por un lado, los argentinos no somos muy adictos a cumplir las leyes. Que exista no significa que se cumpla. Por otro lado, desde la Iglesia siempre se propuso una educación para el amor, una sexualidad vivida responsablemente, no de manera frívola. La educación sexual no puede ser solo para evitar embarazos, sino para la configuración de la persona y de vínculos que las edifiquen. En ese marco, la propuesta de un diálogo profundo es cómo solucionamos la violencia de género, los dramas de las mujeres que quedan solas en sus embarazos, ¿es el aborto el camino de la solución o es encarar en serio un proyecto educativo? 

—Si hay vida humana desde el momento de la concepción, ¿cuál es la postura con los procedimientos de fertilización asistida? 
—Los extracorpóreos han tomado tal auge económico que se dejó de investigar prácticamente en un 80% las causas de la esterilidad, el porqué del crecimiento. Porque una cosa es acompañar las dificultades de la sexualidad humana que impiden la gestación de la vida y otra cosa es hacer de esto un negocio y un proceso de selección de niños a la carta. No todo lo técnicamente posible es éticamente aceptable. En ese sentido, en el ámbito de la genética hay unos vacíos legales sobre qué hacer con los embriones congelados, con mucha irresponsabilidad. 

—El descarte de embriones es una realidad, ¿qué diferencia hay con el aborto? 
—Son abortos in vitro. Ni siquiera es la decisión de una mujer por una problemática traumática, en cambio, quienes viven el aborto in vitro lo experimentan, a veces, sin tener la sensibilidad de la madre en un descarte un poco frío. 

—¿Cuál es la estrategia de la Iglesia para participar del debate en el Congreso? 
—No se trazaron estrategias, que yo sepa. Siempre estamos observando lo que vive la sociedad y acompañando y tratando de propiciar el diálogo. Ahora, no elaboramos estrategias políticas. Dependerá de los políticos si nos invitan a que expresemos nuestra opinión. 

Otras definiciones 
Monseñor Torres también manifestó su preocupación por varias situaciones sociales que atraviesa la provincia y el país. 

Pobreza estructural. “Tenemos que asumir que desde el año '67 generamos cada vez más pobres. Ningún gobierno dio en la tecla y, en Córdoba, hay un cordón donde se encuentran situaciones de desnutrición y de condiciones de vida indignas”

Migrantes. “En Córdoba el panorama demográfico cambió mucho. Tenemos una gran cantidad de migrantes en este momento a los que me da la impresión, no se les están atendiendo sus necesidades y derechos para que se puedan integrar plenamente al ámbito laboral. Y nosotros somos un país construido por inmigrantes, son nuestros hermanos latinoamericanos.” 

Clase política. “En la multiplicidad de problemáticas, me da la sensación de que no se asume un rumbo, vamos de un vaivén a otro. Aún con diagnósticos y propuestas, hay zonas que siguen en el olvido”. 

Quién piensa el futuro. “Los cuerpos legislativos, en una sociedad democrática, tendrían que ser quienes piensen un proyecto de país. Por ejemplo, hace más de dos años que estamos esperando el mapa de la Ley de Bosques. La Legislatura nunca lo terminó. Estaban por votarla sin conocer las zonas. Además, tenemos una crisis energética que como país costó carísima, pero la pregunta es cómo pensamos el futuro: si queremos tener trabajo es necesaria la infraestructura”

Crisis en el norte. “No estamos atendiendo a la medicina básica de muchas regiones. Tenemos aisladas poblaciones enteras del norte argentino por las inundaciones y el único que llora es (Jorge) Rojas, nos preocupamos por cuestiones de ultra-avanzada y no tenemos respuesta a las necesidades de agua potable, por ejemplo. Se construye sin cimientos, no se priorizan las necesidades”.+ 

Fuente: AICA

Dejá tu comentario