Violencia contra las mujeres y el reclutamiento forzoso de niños en las FARC

Sociedad Lunes 11 de Diciembre de 2017

0_colombia-mujeresfarc.jpg
Mujeres guerrilleros

“Las mujeres no vinieron a la guerrilla a ser madres de familia, eso lo dice la séptima y la octava conferencia [de las FARC]. En caso de embarazo, es obligatorio el legrado [aborto]”

Este es el tipo de instrucciones que los jefes de las FARC daban a los guerrilleros. 

El canal de noticias NTN24 ha tenido acceso al vídeo de una de las sesiones del jefe instructor de las FARC, alias Efrén Arboleda, en la que recuerda a los subordinados la obligación de someter a las mujeres a abortos forzosos:

“Ah, es que ella no quiere, dice que ella lo quiere tener [el bebé] y que lo tiene por encima de cualquier cosa. Póngale el cordel, amárrela y hágale consejo de guerra y solución”. 

El vídeo [1 minuto y 22 segundos], incautado por el Ejército en un campamento terrorista, muestra la brutalidad contra las mujeres en las FARC. Los mandos terroristas hablan con toda naturalidad de practicar abortos forzosos, de amarrar y de fusilar a las mujeres que se resisten.

En el mismo vídeo, alias Efrén Arboleda exige a sus subordinados aumentar el reclutamiento forzoso de menores, al que el jefe instructor se refiere con el eufemismo de “organizar la juventud”. 

No es la primera vez que se documenta la violencia contra las mujeres y el reclutamiento forzoso de niños en las FARC. 

En 2015, el Grupo de Investigación de la Universidad Sergio Arboleda en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario “Bartolomé de las Casas”, publicó un libro titulado Violencia sexual como crimen internacional perpetrado por las FARC, en el que se documentan historias de mujeres violadas, obligadas a ejercer la prostitución y la esclavitud sexual, esterilizadas y abandonadas, entre otras vejaciones.

Si Efrén Arboleda y todos los jefes de las FARC que han abusado de  mujeres durante décadas fuesen productores de Hollywood o periodistas famosos en los grandes conglomerados de comunicación, estaríamos hablando de un escándalo mundial, el feminismo pondría el grito en el cielo, Twitter ardería de indignación, los líderes mundiales llevarían lazos como un signo de solidaridad con las víctimas.

Sin embargo, no hablamos de la violencia sexual de las celebridades, sino de la causa de la paz en Colombia, en cuyo nombre se puede y se debe tapar la violencia atroz y sistemática contra las mujeres. No son ricas y famosas, solo son unas miles de mujeres, indígenas y negras en su mayoría, esclavizadas como reposo del guerrillero durante cincuenta años. 

El feminismo tiene asuntos más importantes de lo que ocuparse. Después de todo, el feminismo nunca ha sido un obstáculo frente al progreso inexorable de la Historia.

Fuente: ACTUALL

Dejá tu comentario