El ‘America First’ saca a Putin del rincón

Política Lunes 28 de Mayo de 2018

0_putinyprimerministroindio.jpg
Putín conversando con el Primer Ministro Indio

El líder ruso recibe en pocos días a Merkel, Modi, Macron y Abe. La política exterior de EE UU induce a varias cancillerías a recalibrar sus posiciones

En noviembre de 2014, Vladímir Putin abandonó antes de su conclusión oficial un G20 en Australia. El grado de aislamiento del líder ruso por su ofensiva militar en Ucrania alcanzaba entonces su apogeo, y un mandatario rodeado de frialdad y reproches prefirió marcharse abruptamente de una reunión internacional. Ahora, en menos de una semana, ha recibido en Rusia las visitas de Angela Merkel, Emmanuel Macron y Narendra Modi. Este sábado se entrevistará en Moscú con Shinzo Abe. El inquilino del Kremlin ha salido del rincón.

Varias son las razones de esta nueva dinámica. Unas dependen de la acción y del potencial ruso: la osadía de su ofensiva siria y las inmensas reservas energéticas otorgan en muchos sentidos a Putin la cualidad de interlocutor casi inevitable. Pero hay otro factor: el America First.

En términos directos, porque la política exterior que deriva de ese concepto está causando espanto en las cancillerías europeas, que recalibran sus posiciones ante lo que parece ser un trascendental deterioro de la alianza transatlántica. En público, Merkel advirtió de que Europa ya no puede confiar en la protección militar de EE UU. En privado, destacados políticos europeos hablan abiertamente de la necesidad de reformular la estrategia continental ante el nuevo estado de las cosas. En Rusia, Macron señaló que espera cooperar con el Kremlin en lo que atañe a Siria, Irán y Ucrania, mientras Merkel discutió el proyecto para redoblar el suministro directo de gas a su país con el conducto North Stream dos.

Pero hay otro vector, indirecto, a través del que el America First favorece a Putin. Es el impulso que ese concepto ganador ofrece a movimientos similares en otros lugares de Occidente. Movimientos nacionalistas y conservadores que conectan naturalmente con la Rusia de Putin. Italia es el ejemplo perfecto. La Liga ha obtenido un gran resultado electoral apoyada en un programa político que era indisimuladamente un “italianos primero”. Ahora, ha conformado un pacto de Gobierno que aboga por levantar las sanciones a Rusia. No cabe duda ninguna de que el próximo presidente del Gobierno italiano se presentará en Moscú con sonrisa y ofrendas.

El America First está rompiendo el orden internacional que EE UU creó tras la Segunda Guerra Mundial. La ruptura provoca un grave debilitamiento de las instituciones internacionales (¿qué futuro para la OMC?). Y provoca un desplazamiento de continentes geopolíticos, que van buscando nuevos encajes. En este baile, se oye a lo lejos un leitmotiv: sálvese quien pueda.

Si las instituciones internacionales que sostenían el orden mundial —de por si débiles y defectuosas— no cuentan con el apoyo de su creador y principal aval; si las alianzas que proyectaban seguridad tiemblan porque la garantía ya no es sólida, entonces muchos tendrán la tentación de protegerse contemporizando. Con lo que ello a veces conlleva. Macron se reunió con Putin el mismo día en que quedó oficialmente claro que el cohete que derribó un vuelo civil en Ucrania en 2014 era ruso.

Fuente: EL PAÍS

Dejá tu comentario